CRÓNICA. Un Messias para acabar con el Atleti

Atleti Milan

Cuando no juegas a nada y aspiras a poco acaba pasando lo que pasó. El Atleti salió a verlas venir y acabó sucumbiendo ante un Milan que sin buscarlo, encontró el regalo del Messias. Un gol que hace al Atleti ir a Do Drago obligado a ganar y ver que sucede.


El partido fue como el que no estuvo. Sin sentido, sin fútbol y sin goles, que es de lo que cuenta esto. El Atleti salió a verlas venir ante un Milan que apenas hizo nada. Aguantó el control, sin sentido, de los de Simeone con un equipo que no dio ningún atisbo de lo que puede ser. Sin fútbol, sin intensidad y sin juego. Pero con la afición estando, un día más, al lado de un equipo que no recibía peligro pero que tampoco generaba. El conjunto rossonero tampoco lo intentaba, les conformaba el empate y una primera parte donde lo mejor fue una patada de Koke a Theo, devolviendo todo aquello que no se merece. Ni respeto. Pero sin fútbol ni goles, el partido se marchó al tiempo de descanso con un empate que no servía, más allá del empate momentáneo que se vivía en Anfield.

Ya en el segundo tiempo, con cambios y sin reacción, el Milán seguía haciendo sufrir, sin ocasiones, a un Atleti que tampoco hacía nada. Pero en un balón aislado, nada más empezar el segundo tiempo, Kokeb lo intenta sacar y Saelemaekers disparaba a portería y  Oblak hacía un paradón. Nada nuevo en un partido donde el esloveno siempre aparece. Volvía a aparecer a cinco minutos para el final ante un Ibrahimovic que se topaba con el esloveno. Pero justo después, en un balón al área, Messias remataba solo y hacía el único tanto del partido. Una derrota que dejaba al Atleti jugándosela en la última jornada y con mucho que desear..

Un comentario sobre «CRÓNICA. Un Messias para acabar con el Atleti»

Deja una respuesta

¡Únete a nuestra Newsletter!¿Nos ayuda y estas informado al día de la actualidad?

Únete a nuestra newsletter para estar al día de toda la información del Atlético de Madrid, La Academia y el Femenino...

¡No te lo puedes perder!

¡¡Gracias!!