CRÓNICA. La historia interminable acaba en empate

Sánchez Martínez quiso decidir el derbi, pero el Atleti tuvo que empatar hasta dos veces (por culpa del árbitro) al Real Madrid.

Real Madrid Atleti

Ni el arbitraje pudo con un Atleti que, por un error defensivo, se puso por detrás ante el Real Madrid. Después, ni Sánchez Martínez evitó el empate colchonero, sí de primeras, pero no de segundas.


Un nuevo derbi, con la mente en la Copa del Rey por lo alineado por el Cholo pero con la necesidad de sumar tres puntos que engancharan al equipo a La Liga. Así dio inicio un partido en el Bernabéu, o en un centro comercial (por lo del techo cerrado) y con los blancos controlando la posesión de la contienda. Aunque la acción más clara la tuvo Morata, que tras un gran pase de Griezmann, hizo estirarse a Lunin para evitar el primero.

Sin apenas ocasiones de gol, un mal despeje primero de Riquelme y después de Koke, acabó con gol de Brahim desde el área pequeña. Todo en la primera acción de peligro claro de los locales. Respondió el Atleti de cabeza por medio de Witsel primero y Savic después, pero Lunin y un mal remate evitaron el empate. Y ahí apareció el que se sabía iba a aparecer, el señor colegiado.

Sánchez Martínez, con intimidación o sin ella

No es el mejor de los árbitros y hoy lo volvió a demostrar. Sánchez Martínez perdonó a Bellingham la cartulina tras un pisotón clamoroso sobre De Paul. Pero como era de esperar, no perdonó a Saúl, que robó el balón limpiamente y vio la cartulina (la cual le acarrea sanción). Y apenas un minutos después, y como un resorte, se la mostró a Hermoso en otra acción bastante dudosa. No fuera a ser que la próxima vez que arbitrara en el centro comercial, le critiquen en la tele.

Y el robo continuó en la Castellana

Nada más saltar al campo, Savic empató a la salida de un córner en un gol clamoroso. Pero, ¿qué pasó? Pues que Sánchez Martínez se inventó un fuera de juego de Saúl y decidió anular el empate. Una decisión vergonzosa, pero que no sorprende a nadie. Nada nuevo en el Bernabéu. Ante las decisiones vergonzantes del colegiado, el Cholo Simeone decidió hacer un triple cambio pensando en la Copa.

Primero Lino, Barrios y Memphis al verde, y apenas unos minutos después, fue Koke. Era tan descarado, que no sólo ex jugadores como Álvaro Domínguez, sino jugadores en activo como Maffeo, que no se podía creer lo que se estaba viviendo en el Centro Comercial de la Castellana. Todo con Sánchez Martínez ‘tiroteando’ al Atleti a amarillas, con el Real Madrid bien despejado su camino. Y pese a todo esto, en la última acción, Savic puso un balón al área, Memphis lo bajó y Llorente, entrando desde atrás, la empujo con la testa para poner el empate.

Un empate milagroso ante el descarado arbitraje sufrido en el Bernabéu. Un punto que mantiene al Atleti vivo, ya pensando en la Copa.

Deja una respuesta