CRÓNICA. El unocerismo más esperado del Metropolitano

Atlético Osasuna

Trabajo, sufrimiento y victoria final. Así fue un partido donde el Atlético apenas consiguió crear peligro sobre la meta de Osasuna. Sin embargo, el balón parado, por fin, salva al equipo de Simeone.


No iba a ser fácil y Simeone era consciente de ello. Por eso, el Cholo partía con un equipo sin internacionales sudamericanos y el regreso de Marcos Llorente y Lemar, que junto a Carrasco tenían como objetivo llegar a línea de fondo. Un inicio de trabajo, con el Atlético dominando y el Osasuna ejerciendo una presión alta y bien colocado sobre el verde del Metropolitano. Sin embargo, las ocasiones brillaban por su ausencia y Griezmann era el único capaz de generarlas. Y así lo hizo tras una buena acción de Carrasco, que puso el balón al corazón del área y el francés, anticipándose a la defensa, remató alto. Continuaba el trabajo del cuadro colchonero, que pese al dominio con balón no generaba, en una primera mitad aburrida. Acciones aisladas podían empezar a decantar la balanza. Y así sucedió, pero sin gol, en el ecuador del primer tiempo. Una buenísima transición del Atleti, que acabó con Carrasco en la línea de fondo para ponerla atrás y Griezmann, de primeras, se topó con un defensor visitante. Se salvaba un buen Osasuna. Pero el cuadro rojillo no iba a dejar pasar sus opciones y Torró, con un sorprendente disparo desde la frontal, hizo volar a Oblak. El esloveno, ovacionado por los suyos, echaba el candado en una primera mitad aburrida y sin apenas opciones de gol.

El segundo tiempo arrancaba con el Atlético con una marcha más que Osasuna, llegando hasta línea de fondo con Marcos Llorente y buscando el gol de la victoria. Y pudo llegar el primero con Correa, que recibió a la espalda de la defensa y se la preparó a Griezmann que no falló. Pero era fuera de juego, banderín al cielo de Madrid y gol anulado al equipo de Simeone. Líneas más altas pero sin ocasiones claras, por lo que el Cholo dio paso a Luis Suárez y De Paul, en busca y captura de un balón que diera los tres puntos al cuadro rojiblanco. Pasaban los minutos, no llegaban las ocasiones y por ello, con cuarto de hora para el final, turno para Kondogbia y Cunha. Con todo en un Metropolitano que no cesaba y apoyaba al equipo. Una jugada individual pudo dar al Atleti un final plácido. Y es que Carrasco se la guisó y se la comió con dos recortes y una ruleta en el interior del área, pero su golpeo se marchaba al lateral de la red. La pedía Cunha en el corazón del área y perdonaba el Atleti. Por ello, el Cholo daba la oportunidad de debutar a Carlos Martín, que sabe lo que es marcar en el filial y que tenía su primera oportunidad en el primer equipo. Con todo el Atlético volcado, a la salida de un córner y como antaño, Felipe remató al primer palo y explotaba el Metropolitano. Un gol agónico, que no pudo ser el único si el palo no hubiera repelido un disparo de Carrasco, a portería vacía, desde el centro del campo.

Tres puntos difíciles, complicados y trabajados ante un Osasuna que plantó cara al cuadro colchonero. Una victoria de mucho peso, para un Atlético que ya piensa en la Champions y con buenas sensaciones, además de la portería a cero.

Deja una respuesta

¡Únete a nuestra Newsletter!¿Nos ayuda y estas informado al día de la actualidad?

Únete a nuestra newsletter para estar al día de toda la información del Atlético de Madrid, La Academia y el Femenino...

¡No te lo puedes perder!

¡¡Gracias!!