CRÓNICA. Griezmann y el Atleti derrotados por el VAR…


El Atlético de Madrid se repuso, empató un genial inicio del Liverpool pero cayó con honores. El árbitro y el VAR decidieron un precioso partido de Champions.


El Liverpool salió en tromba en el Metropolitano y al Atlético se le pegaron las sábanas. Salah estuvo eléctrico por banda derecha y después de marcharse de tres rivales en el pico del área, disparó para que Milner con un sutil toque desviara la trayectoria del balón y pudiera el 1-0. El Liverpool siguió apretando y en el 12′ llegó el segundo. Tras un balón centrado al área, y un mal despeje de Felipe, Keita puso el 2-0 con una volea espectacular al primer palo donde Oblak no tuvo nada que hacer. El público siguió alentando a los hombres del Cholo que consiguieron empatar gracias a un doblete del cuestionado Antoine Griezmann.

El francés, que sigue escuchando algunos pitos desde la tribuna, tocó sutilmente el balón dentro del área pequeña tras un disparo de Koke para hacer el 1-2. Siguió insistiendo el Atlético y Antoine quería más. A punto estuvo de empatar el encuentro tras una cabalgada en la que se quedó solo ante Alison, pero el guardameta brasileño tapó bien el hueco y le negó el tanto. Se resistía el empate. El Atleti fue de menos a más haciéndose con el dominio del balón y buscando una y otra vez la portería ‘red‘. Joao, que en Champions comienza a dar destellos de lo que se cree que puede llegar a ser, se deshizo de Keita y Matip para ponerle un balón a Antoine que el francés convirtió en gol con un golpeo con pierna zurda al palo largo. El Atlético había conseguido lo más difícil, igualar un partido que parecía imposible después del minuto 12, pero los rojiblancos querían más.

Ya en la segunda mitad, Carrasco se plantó solo ante Alison, con la misma fortuna que Griezmann en la primera. El guardameta brasileño evitó el 3-2 antes de que el colegiado pusiera punto y final al partido de Antoine. Un bote alto, un balón dividido y una pierna más alta de lo normal le costaron al ‘8’ una rigurosa cartulina roja. La afición asistía incrédula a una expulsión en la que el «culpable» ni siquiera había visto a su rival, y no tuvo intención alguna de cometer la falta. A partir de ahí, el Liverpool intentó dominar, pero el Atleti se resistía y trataba de jugar el balón y correr a la contra con las cabalgadas de Carrasco.

Sin embargo, el partido estaba a punto de volverse loco y la línea del encuentro cambiaría por completo. Un balón despejado se convirtió en el 3-2 después de que Mario Hermoso cometiera un penalti infantil tras una carga desentendiéndose del balón. Salah convirtió el penalti y el Cholo optó por cuatro magníficos para darle la vuelta al partido: Suárez, Correa, Llorente y Lodi. No habían pasado ni tres minutos desde el penalti indicado a favor del Liverpool cuando el colegiado indicó un penalti para el Atlético tras una caída de Giménez dentro del área. Pero el VAR rectificó y el colegiado tras ver la pantalla decidió anularlo. El Atlético lo siguió intentando y Correa tuvo la más clara en el descuento con un balón cómodo en la frontal que el argentino mandó a la grada.

Se perdieron más de dos minutos en los seis de descuento, pero el colegiado solo añadió 15 segundos, no sin antes amonestar a Suárez por protestar. No hubo tiempo para más y el Atlético volvió a sentir el amargo sabor de la derrota inmerecida ante un Liverpool que pese a acabar con uno más, no dominó.

Deja una respuesta

¡Únete a nuestra Newsletter!¿Nos ayuda y estas informado al día de la actualidad?

Únete a nuestra newsletter para estar al día de toda la información del Atlético de Madrid, La Academia y el Femenino...

¡No te lo puedes perder!

¡¡Gracias!!