Contracrónica: «Sin red»

Athletic Atleti

No vamos a negar la evidencia: el resultado es un jarro de agua fría para las aspiraciones de ver al Atleti como campeón de Liga de aquí a unas semanas. Y lo peor es que el equipo volvió a cometer los errores que se cometieron antes de los dos últimos partidos ante Eibar y Huesca, empezando por no comparecer en el partido hasta el minuto 40. Para entonces, el Athletic ya iba ganando 1-0 desde el minuto 9 gracias a una pérdida absurda de Lodi, con el Atleti en campo visitante, sin nadie que le cubriera las espaldas. Solamente en la segunda parte el equipo fue capaz de encerrar a su rival, que venía perder 2 finales consecutivas sin apenas competir, marcar apenas 3 goles en el último mes y en la zona fría de la tabla, sin posibilidades de llegar a puestos europeos ni de verse amenazados por la lucha entre los equipos de abajo.




Como tantas veces en esta segunda vuelta, el Atleti se perdió en sí mismo, sin capacidad para hacer una presión efectiva de todas las líneas, para juntarse y posicionarse como sabe hacer ante el Athletic. Otra vez kilómetros de distancia entre líneas, coberturas defectuosas y presión desacompasada o ausencia de la misma. Otra vez un equipo atenazado y superado por la responsabilidad que cuando despertó consiguió empatar, pero fue incapaz de llegar más a portería, a pesar de que aún faltaban aproximadamente 15 minutos. A partir de ese momento, otra vez bloqueados y el 2-1 de los locales a poco del final para poner al borde del abismo las posibilidades colchoneras de salir campeón.

Desde ahora, jugamos sin red, no ya en el partido del Camp Nou (que también) para el que habrá que ganar primero en Elche. También jugaremos sin red todo lo que nos queda de aquí al final. No es lo que hubiéramos querido, por más que supiéramos que no iba a ser fácil a pesar de la ventaja con respecto a los perseguidores allá por el mes de enero-febrero. Sin embargo, a estas alturas, con 5 partidos aún por disputar y liderando aún la clasificación, no queda otra que dejarse de lamentos, agarrarse con las uñas a las opciones que quedan y seguir creyendo hasta el final, por más que no todos los años, ni mucho menos, tenemos la suerte de estar en la situación que tenemos en este momento. Ya habrá tiempo de lamentarse si ocurre lo que no queremos que ocurra. Ahora no toca eso. La situación es muy complicada, pero ni los demás han ganado nada aún ni nosotros lo hemos perdido, por más que ahora lo que queda sea hacer funambulismo sin red. Con todo y eso no lo olviden: a morir, los míos mueren.

Deja una respuesta

¡Únete a nuestra Newsletter!¿Nos ayuda y estas informado al día de la actualidad?

Únete a nuestra newsletter para estar al día de toda la información del Atlético de Madrid, La Academia y el Femenino...

¡No te lo puedes perder!

¡¡Gracias!!