Contracrónica: «Por fin, al día»

Contracrónica Atleti Athletic

Era el último de los 3 partidos comodín que el Atleti tenía para ampliar su cuenta de puntos y poner el casillero de partidos jugados al día respecto a sus más inmediatos seguidores. Los dos primeros se habían saldado con 4 puntos ante Sevilla y Levante. Este último ante el Athletic, que no pudo disputarse hace 2 meses debido al caos de nieve y hielo provocado por la borrasca Filomena, llegaba quizá en el momento más crítico y peligroso de la temporada, después de un derbi que hasta el minuto 88 estaba ganado y tras un mes de febrero saldado con 2 derrotas, incluyendo la de Champions, y 2 empates. Resultados que habían encendido la sangre de aquellos que allá por el mes de enero ondeaban la bandera del favoritismo atlético en la competición liguera, otorgándole de antemano un título que se suele conquistar en el mes de mayo, pero amenazando al mismo tiempo con la espada de Damocles de un bochornoso fracaso imperdonable de Simeone y los suyos no quedaban finalmente campeones.




Como decía, el partido venía de un tremendo derroche físico como el que 3 días antes habían desempeñado los rojiblancos en el derbi ante el tercer clasificado y venía también precedido de una terrible fanfarria mediática contra el estamento arbitral personalizado en la figura de Hernández Hernández, que tuvo la osadía de no plegarse a lo que todo hombre y árbitro de bien debe hacer en caso de duda: decidir en favor de los que visten de blanco. Da igual que la gran mayoría de fuentes contrastadas, principalmente exárbitros internacionales, establecieran que la decisión final fuera la correcta, a la vista de los cada vez más poco claros criterios que dicta la International Board sobre las manos dentro del área. Sí, da igual porque el que va de blanco, que nunca en su vida se ha visto beneficiado por decisiones infinitamente más sangrantes que la del domingo, no puede sufrir tamaña afrenta que altere el orden establecido en un mundo de bien. Porque cuando el que va de blanco se queja, es con razón. Cuando lo hacen los demás, son unos llorones…

Volviendo a lo que nos ocupa, la primera parte no pudo ser más extraña. Arrancó el Atleti con determinación y ganas de presionar, pero le duró poco. Lo que tardó el Athletic en hacer el 0-1 en su primera llegada, gracias a un remate en semifallo de Muniáin. Acusaron el gol los colchoneros, que desaparecieron del campo durante los 20 minutos posteriores al gol. Solamente Carrasco lo intentó con 2 disparos desde fuera del área. Fue a partir del minuto 40 cuando el Atleti volvió a reencontrarse consigo mismo y a apretar de nuevo, hasta que rondando el 46, en la última jugada antes del descanso, una buena combinación terminaba con Lemar ganando la espalda del lateral para poner un centro medido al corazón del área, buscando la llegada de Llorente que acometió como un búfalo elevándose por encima de los centrales para rematar de cabeza y conseguir la igualada cuando peor pintaba todo y justo antes del descanso.

La segunda parte arrancó con el Atleti mucho más tranquilo y apretando en busca del segundo gol, hasta que a los 5 minutos de la reanudación Suárez fue capaz de forzar un penalti en una jugada en la que estaba rodeado de camisetas rivales y conseguía buscarse una salida a la vez que hacía picar a un inocente Núñez que metía la pierna derribando al charrúa. El propio Suárez transformaba la pena máxima y los rojiblancos siguieron buscando el tercero mientras aguantó el fuelle de Carrasco, inconmensurable toda la segunda parte, pudiendo haber sentenciado en un par de ocasiones. Una vez sustituidos el belga y Luis Suárez el Athletic volvió a apretar y a poner en apuros al líder. Llorente, que ya no podía más, exhausto de correr arriba y abajo, fue sustituido en el 90 y los 4 minutos de prolongación se hicieron eternos.




Al final, 3 puntos más y una jornada menos. Después de 26, por fin el Atleti ya no tiene cuentas pendientes, pero sí 6 y 8 puntos sobre sus perseguidores. Todos lo hubiéramos firmado en septiembre, aunque hay quien sigue a vueltas con lo del juego y las más o menos veladas críticas a un Simeone que está sacando petróleo de esta plantilla, en la que Llorente y Suárez están siendo los jugadores más determinantes de todo el campeonato, sin olvidarnos de jugadores como Carrasco, Koke, Trippier, Savic, Lemar (quien lo iba a decir) y, por supuesto, Oblak. Ganar siempre es difícil, pero a estas alturas de la temporada es aún más complicado. Lo mejor es no levantar la vista más allá del siguiente partido. Getafe y nada más.

Deja una respuesta

¡Únete a nuestra Newsletter!¿Nos ayuda y estas informado al día de la actualidad?

Únete a nuestra newsletter para estar al día de toda la información del Atlético de Madrid, La Academia y el Femenino...

¡No te lo puedes perder!

¡¡Gracias!!