Contracrónica: «El peligro de la incertidumbre»

Atleti Celta

El sobresalto de los últimos días y el goteo de nuevo positivos por COVID, incluso hasta menos de 24 horas antes del partido ante el Celta se trasladó al césped nada más echar a rodar el balón tras el pitido inicial. Las últimas horas que siguieron a los positivos de Lemar y Herrera, que se sumaban a los ya conocidos de Hermoso y Joao Félix, alteraron los planes previos al choque, suspendiendo la última sesión de entrenamiento y la concentración, haciendo de la lista de convocados una incógnita que no se despejó hasta el último momento.




Todo esto, decía, no podía sino trasladarse al terreno de juego y así fue, porque el Atleti durante la primera parte no llegó a encontrarse a sí mismo en ningún momento. Demasiada distancia entre líneas, presión desacompasada y erráticos en defensa, especialmente por el costado defendido por Lodi y Felipe, un drama constante cada vez que el Celta lo atacaba. Así vino el 0-1. Incomprensiblemente, la defensa de 5 se cerró por dentro, Hugo Mallo centró sin oposición y Santi Mina remató en el área pequeña mientras Felipe sigue a estas horas buscándolo. Al contarrio que los últimos partidos, en los cuales el Atleti también arrancó con un marcador en contra, esta vez el equipo no se encontraba a sí mismo. Llorente en el lateral no tenía la misma proyección ofensiva, Kongdobia se veía constantemente superado y la dupla Correa-Suárez veía el balón de lejos. En esas, justo antes del descanso, una de las escasas llegadas de Llorente a línea de fondo terminó con un balón cruzado al segundo palo que terminó siendo rematado a la red por el de siempre, escondido entre la defensa celeste en el único remate entre los 3 palos de la primera parte. Los rojiblancos acababan de quitarse una losa de encima.

La segunda parte, arrancó de manera diametralmente opuesta. Simeone fortalecía el centro del campo con la entrada de Torreira por el desafortunado Felipe, volviendo al 4-4-2 clásico. Empezaba el recital de Kongdobia, que más liberado con la ayuda del uruguayo, a los 5 minutos de la reaundación ponía un excelente balón a la carrera de Lodi, que asistió para que el depredador del área que es Luis Suárez pusiera el 2-1 en el marcador. Definitivamente, el Atleti enderezaba un partido que por todas las circunstancias internas y externas se había puesto muy feo. A continuación, vinieron los mejores minutos de los rojiblancos, que se hicieron fuertes y arrinconaron a su rival a base de intensidad y de un Kongdobia desatado. Pudo llegar el tercero en un gran disparo de Giménez que pareció que entraba, pero que se marchó pegado al palo derecho de la portería visitante. Al final, el partido se hizo demasiado largo, empezó a fallar el fuelle y un desajuste similar al del 0-1 haría volar 2 puntos del Metropolitano, cuando ya parecía que lo más difícil estaba hecho.

Aún así, cero dramas. El equipo sigue con un excepcional colchón sobre sus rivales y 2 partidos pendientes de jugar aún. En cualquier caso, esto tiene que servirnos a todos de lección de que por más que la ventaja sea amplia, esto no va a ser nada fácil ni hay nada conseguido. En estos tiempos que nos está tocando vivir, la incertidumbre ante una contingencia como la que se ha producido en las últimas semanas sumada a un par de pinchazos puede cambiar las cosas. Lo mejor, agarrarse al siguiente partido. Granada y nada más.

Deja una respuesta

¡Únete a nuestra Newsletter!¿Nos ayuda y estas informado al día de la actualidad?

Únete a nuestra newsletter para estar al día de toda la información del Atlético de Madrid, La Academia y el Femenino...

¡No te lo puedes perder!

¡¡Gracias!!