Contracrónica: «Fines de ciclo…»

Una semana después del presunto desplome del Atleti, del estrepitoso fracaso en Liga y del enésimo fin de ciclo del entrenador mejor pagado del mundo, el Atleti retomaba el campeonato liguero, después de la eliminatoria de Copa, lo hacía retomando el camino de la victoria, la novena en 12 partidos, de manera solvente y, lo que es más importante, con la participación fundamental de sus dos puntas de lanza.

Como Simeone, Luis Suárez llegaba al partido cosido a ajusticiamientos gratuitos por los cuatro costados. Que si no corre, que si es un exfutbolista, que si es una ganga envenenada, que si el COVID, que si se va a convertir en un problema más que en una solución, que si se enfada… y que si la abuela fiuma. Al final 2 nuevos goles con instinto de 9 nato para completar 7 tantos en 9 partidos disputados. El verde y los números no engañan. Fueron 2 goles que desatascaron un partido de esos que la temporada pasada, sin ir más lejos, costaba sangre sacar adelante. La diferencia es que la temporada pasada el 9 no tenía el instinto que tiene el de esta, aunque esté gordo, cojo, sea un exfutbolista, se enfade, sea un problema más que una solución y la abuela fume. 7 goles, 9 partidos. No hay más.

La otra gran noticia es la vuelta de Diego Costa, otro al que se le pueden discutir muchas cosas, pero nunca su compromiso, su predisposición y su importancia dentro del vestuario. Después de un problema de salud realmente serio que ponía en peligro su futuro como futbolista, todos nos sorprendíamos esta semana con su vuelta a los entrenamientos y su participación final en el partido ante el Elche. En el tiempo que estuvo, pudo fabricarse un penalti que él mismo acabó transformando para hacer el 3-1 y sentenciar el choque. En la entrevista final a pie de campo, Costa era un tipo feliz. Feliz de seguir en este equipo, de ayudar y de sentirse importante. Obviamente, no es el de hace unos años, pero ahí sigue, superando con obstinación todas las adversidades y obstáculos que se le plantean, como él mismo dijo.

En definitiva, 3 puntos más que afianzan al Atleti, que no tenía derecho a existir después de perder su primer partido en Liga la semana pasada ante un tal Real Madrid, en la primera posición de la tabla, ampliando su ventaja rivales como Barça, Real Sociedad o Barça, y con varios partidos menos que todos los demás, a excepción del Sevilla. Un agravio comparativo que no tiene explicación lógica y que tiene una importancia que se está obviando interesadamente. ¿Por qué unos sí se pueden poner a ldía y otros no? ¿Con qué criterio unos tienen que disputar sus eliminatorias de Copa al mismo tiempo que otros juegan sus partidos pendientes de Liga? ¿No podían hacerlo todos a la vez, teniendo en cuenta que precisamente uno de esos partidos pendientes es un Atlético de Madrid-Sevilla? Lamentablemente, las cabezas pensantes dicen que ese partido se tendrá que disputar después del parón navideño. Del otro partido pendiente ante el Levante, ya ni se sabe…

Deja una respuesta