Contracrónica: «La misma portería…»

Valencia Atlético

El fútbol y el gol a veces son caprichosos. Y en el Valencia – Atlético lo fueron. Cuando parecía repetirse la historia de 72 horas antes frente al Lokomotiv en Champions, una internada de Carrasco por la banda izquierda acababa en un centro al corazón del área chica que Vitolo, a pesar de haber ganado la posición para rematar, no llegaba a hacerlo por pasarse de frenada. Otra ocasión más al limbo si no fuera porque el balón fue a dar en Lato y a colarse en la misma portería de aquel gol de Raúl García en 2014 que significó media Liga. La pelota tocaría también ese mismo palo que tocó hace 6 años. El fútbol y el gol a veces son caprichosos…

El partido hasta ese momento había sido un monólogo rojiblanco, como lo vienen siendo todos desde finales de septiembre. El Atlético empuja a sus rivales contra su propia área y es una máquina perfectamente engrasada en todas sus líneas. Una máquina que parece atascarse cuando llega a los últimos metros. Nuevamente faltaba una referencia arriba, como lo viene haciendo en los últimos 3 partidos. Sin Suárez ni Costa, Simeone tiene que buscar otras opciones. Ante el Barça y el Lokomotiv fueron Correa y Joao. Esta vez fue Lemar el que acompañó al argentino como punta de lanza, haciendo labores de mediapunta para dar descanso al portugués, claramente sobrecargado de minutos en este calendario de locos. Y para sorpresa de todos, Lemar lo hizo bien, muy bien Hasta el punto de haber completado quizá su mejor partido desde aquella Supercopa de Europa ganada al Real Madrid en agosto de 2018, que ya ha llovido. El francés protagonizó dos grandes disparos desde la frontal del área que fueron desbaratados por Domenech. Además, esta vez no se perdió en la intrascendencia ni en inútiles sobeteos de balón.

Al descanso, el Atlético ya había acumulado acercamientos y ocasiones suficientes para llevar una cómoda ventaja en el marcador ante el Valencia. Las citadas ocasiones de Lemar, otra de Correa atajada también por Domenech, dos remates de Giménez a la salida de sendos saques de esquina y un disparo desviado por un palmo de Llorente justo antes del intermedio no fueron suficientes para poner el marcador a favor.

La segunda parte comenzó igual. Al minuto un remate de Lemar fue sacado por Wass con Domenech batido. Parecía que el partido iba a terminar como empezó, pero la fortuna esta vez quiso sonreír. Junto a ese palo. En esa portería.

Deja una respuesta