Contracrónica: «Esperpento arbitral»

Después de los dos penaltis señalados esta noche en el Atleti – Alavés, está claro que el colectivo arbitral tiene un objetivo que ha terminado de quedar en evidencia: quieren cargarse el VAR. Que desde la sala VAR no se corrigieron los dos penaltis que señaló el  árbitro Melero López solo tienen la explicación de querer boicotear el videoarbitraje en el ejemplo más flagrante que se recuerda del ya conocido corporativismo arbitral. Ellos están por encima del bien y del mal y desde ese pedestal siempre tienen razón. Son el alfa y el omega. Todo empieza y termina en ellos, sin VAR que lo cuestione. Las 5 jornadas disputadas hasta ahora después del parón han sido un ejemplo constante de disparates arbitrales auspiciados por acción u omisión desde la sala VAR. Lejos de entender el avance que supone el VAR en términos de justicia arbitral, son incapaces de ver más allá de su ombligo. Ellos por un lado. El resto del mundo por otro, pero por supuesto los demás se equivocan. Está claro que la Tierra es plana… en fin…

El partido terminó con la cuarta victoria consecutiva de los rojiblancos, ampliando la racha de 13 puntos sobre 15 posibles tras el reinicio liguero. Después de una primera parte soporífera, la entrada de Costa y Llorente en la segunda parte terminó por agitar un partido tremendamente cerrado que los locales no eran capaces de abrir. El partido terminó por desbloquearse a balón parado, en una falta lateral lanzada magistralmente por Trippier y rematada a la red de manera inapelable por Saúl. Lo más difícil ya estaba hecho. El partido se abrió y el Atleti decidió correr. Así, a los pocos minutos, un balón imposible y perdido para cualquiera que no se llame Llorente fue ganado por éste al lateral, ganó línea de fondo y Duarte le cerró el paso. Fue cuando Melero y el VAR decidieron que eso era penalti. Diego Costa convirtió y cerró el partido. Pudo ampliarse la ventaja en un par de contragolpes, pero finalmente fue el Alavés el que acortó distancias tras el segundo invento de penalti de la noche. Ya no hubo tiempo para más. El Atleti afianza la tercera plaza en vísperas de su visita a un convulso Barça, y lo que es más importante, sigue ofreciendo una sensación de equipo como nunca en esta temporada. El martes pasará lo que sea, pero el Atleti es un equipo al alza y aspira a todo allí. Esperemos no tener que asistir al enésimo esperpento arbitral también.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *