Contracrónica: «La lista de Rubiales»

Hace 3 meses, el presidente de la Federación Española de Futbol, Luis Rubiales, se jactaba de que, ante la posible no reanudación de la competición, él ya había enviado la lista de los participantes en competición europea para la próxima temporada. En esa lista no estaba el Atlético de Madrid, por aquel entonces en sexta posición, 1 punto por detrás de Getafe y Real Sociedad y 2 puntos por detrás del Sevilla, tercero en ese momento.

A día de hoy, todos esos cenizos y agoreros, malintencionados o no, ven cómo ese mismo equipo, que entonces era sexto y que Rubiales le había inscrito en la lista de participantes de la Europa League, se encuentra tercero en la clasificación, con 2 puntos por encima del Sevilla y 6 sobre el quinto puesto del Getafe. 4 jornadas después, 10 puntos de 12 posibles y la sensación de que el Atleti es un equipo mucho más sólido (solamente 1 gol en contra), con una variedad de registro y una propuesta más que interesantes. Si hay algo que sigue generando dudas dentro y fuera de este equipo es la constante falta de puntería, el principal lastre en esta temporada. Esa falta de puntería evitó que el Levante se marchara sentenciado, primero en el descanso o en su defecto antes del minuto 70. Carrasco, Costa, Llorente, Morata, Joao Félix o Koke tuvieron clarísimas ocasiones para haber convertido el choque en una goleada como la que se propicio en El Sadar hace una semana. Esa falta de contundencia fue la que provocó las dudas de los últimos 15 minutos, en los que el Levante se vio aún vivo y se fue en busca del empate. La solidez defensiva recuperada fue la que evitó lo que otras veces durante la temporada ha acabado en empate o en algo peor. Ante el miedo generado por no haber solucionado el partido, los del Cholo replegaron filas y no permitieron disgustos. Solamente un cabezazo de Mayoral nos encogió el corazón por un segundo antes de comprobar cómo el balón se iba fuera por poco. Quitando ese desajuste, el Atleti fue de nuevo una roca, consiguió su tercera victoria consecutiva y convierte su futuro en algo mucho más amable tras esta vorágine de 4 partidos en 10 días, en esta carrera por acabar la Liga cuanto antes.

El objetivo que hace 10 días estaba bastante complicado, se ha convertido en más real que nunca, de tal manera que los resultados tan positivos que se han obtenido han permitido un pequeño colchón que hace afrontar esta locura de calendario con mayor tranquilidad y con la confianza de que todos aportan, todos arriman el hombro y todos lo están haciendo bien cuando más se les está necesitando.

Hoy esa famosa lista de Rubiales no sirve para nada… bueno se me ocurre una cosa para la que sí serviría, pero no sería muy decoroso decirlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *