Contracrónica: «Terceros»

Volvían el fútbol y la Liga al Metropolitano. Tres meses después de aquel empate ante el Sevilla, que bien pudo ser una victoria de no haber perdonado todo lo que se perdonó, volvía a rodar el balón, pero antes de todo ello tuvo lugar el acto más emotivo de la noche, recordando a todos los atléticos que se han abonado tristemente al tercer anfiteatro durante este terrible trimestre. La interpretación del himno de Pablo Navarro al violín, junto con la ceremonia demostrando las camisetas de todos los abonados, ex jugadores como Capón y ex entrenadores como Radomir Antic nos encogió el corazón a todos los que estábamos al otro lado del televisor. El club demostró una enorme sensibilidad y organizó un homenaje a y la altura de las circunstancias. Al César lo que es del César.

Lo que no estuvo a la altura de las circunstancias fue el partido en sí, y eso que empezó con mucho ritmo. Al paradón de Oblak al tiro lejano de Waldo, respondió Morata con un gran remate de cabeza a centro de Trippier que se perdió por centímetros junto al palo izquierdo del arco visitante. Poco después fue Joao Félix el que pudo abrir el marcador hasta en 2 ocasiones, pero su puntería no era la de 3 días atrás. El Atleti explotaba una y otra vez el agujero que había por el costado de Trippier y Llorente, pero ninguno ambos acababa con precisión en los últimos metros. El partido fue entrando en una fase anodina de juego plano y previsible. La suplencia de Koke y Saúl al mismo tiempo fue un lastre para un mediocampo inédito con Thomas y Herrera en el eje. El mejicano sufrió mucho durante todo el partido y aportó muy poco. Como poco aportó Lemar en su enésima oportunidad desperdiciada, ahondando en una intrascendencia que ya es conocida por todos.

La segunda parte fue peor, si cabe. Aparecieron los nervios y el cansancio. Simeone agitó el árbol de los cambios hasta que Vitolo metió la cabeza en una salida en falso de Caro, tras un córner lanzado por Koke desde el lado del ramo que él mismo colocó antes del partido delante la imposibilidad de que Margarita pudiera hacerlo. Hubo que recurrir al VAR para comprobar que el balón había superado toda la línea antes de que fuera despejado. Se conseguían 3 importantísimos puntos que colocaban a los colchoneros en la tercera plaza y aclaraban un futuro que hace justo una semana parecía más oscuro. Ya se avisó desde aquí después del partido de San Mamés que a veces las apariencias engañaban. Muchos se frotaban las manos todo este tiempo del parón ante la posibilidad de que el Atleti quedara fuera de los 4 primeros. Hoy ya no se las frotarán tanto. Tendrán que seguir esperando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *