Contracrónica: «Benditas tormentas»

Se había desatado la tormenta perfecta al final del primer tiempo cuando Wijnaldum remató un centro desde el agujero negro que constantemente se originaba a la espalda de Lodi. Lo que siguió tras el descanso se terminó de convertir en un ataque en toda regla con material incendiario y bombas de racimo en el que la única opción era atrincherarse en torno a Felipe y, como no, a Oblak, erigidos en héroes y abanderados de lo que parecía una muerte segura. «A morir, los míos mueren»… esas palabras pronunciadas hace unos años por Simeone, tratando de explicar la fiabilidad de su equipo en eliminatorias a doble partido, cobraban más sentido que nunca. Morir con las botas puestas parecía la única opción dentro de la tormenta futbolística y meteorológica que en esos momentos se había convertido Anfield.

Todo era destrucción hasta que una falta botada por Lodi a pocos minutos de que se cumpliera el añadido previo a la prórroga fue cabeceado inapelablemente por Saúl a la red. Gol… Ese grito de «gol» se ahogó rápidamente en nuestras gargantas cuando nos dimos cuenta que el gol había sido anulado, y bien anulado. No importaba. Como no importó que la tormenta de agua se terminara de desatar en el intervalo entre los 90 minutos y el comienzo de la prórroga. Una tormenta que se pareció a aquella que se dio en el Vicente Calderón en aquel mes de mayo en lo que sería la despedida del viejo estadio de esta competición. El dios Neptuno se volvía a aparecer, esta vez en el hostil Anfield Road, y dio igual que Firmino acertara a batir al imbatible Oblak tras hacer la pared con el poste. Neptuno ya estaba allí para guiar a su Atleti a completar una gesta homérica (otra más) cuando parecía que ya estaba más muerto que vivo. Esos 3000 espartanos volvieron a resistir una vez más, y se agarraron a ese resquicio que vino en forma de mal despeje de Adrián para que Joao Félix y Llorente golpearan a su rival. Un Liverpool que se quedó tambaleando sobre la lona para que el propio Llorente y Morata terminaran de rematarle y noquearle cuando ya se creía invencible. De repente, ese puñado de hombres en torno a su general Simeone volvía a ganar una batalla que parecía perdida. Otra más. Como ya pasó en aquella final de Copa ganada en el Bernabéu. Como padeció el Barça en el Camp Nou en aquel cabezazo de Godín, o en aquellas eliminatorias ganadas tras sufrir un asedio constante. Como también pasó en aquella batalla de Munich, atrincherados también en torno a Jan Oblak y a un gol marcado por Griezmann que al final fue oro.

Estoy seguro de que muchos ya estaban escribiendo el epitafio de este equipo cuando Llorente entro por Diego Costa. Simeone una vez más tiraba una eliminatoria haciendo un cambio defensivo, quitando a un delantero por un centrocampista. Ese centrocampista terminaría enterrando al todopoderoso Liverpool con dos goles y una asistencia. Tantas y tantas palabras anticipando el final de un ruin y mezquino Simeone tiradas a la basura… Y mientras, Neptuno sonriendo una vez más. Su equipo lo había vuelto a hacer. Benditas tormentas…

Una respuesta a “Contracrónica: «Benditas tormentas»”

  1. Me parece perfecto tu comentario con respecto al desarrollo del partido,al peo a posteriori al ver los comentarios de los antis de Moviestar (Maldini) creia que no habia visto el mismo partido ,nuestro ATLETICO supo sufrir ante las acometidas de los reds ,pero
    tampoco hicieron nada del otro mundo ,correr ,bombear balones y presionar con mala idea a nuestro guerreros, según el INCLITO
    los reds habian dado un baño a los nuestros ,pero los partidos duran hasta que el colegiado da el pitido final y durante la prorroga supimos frenarles y cogerles al contragolpe a esa defensa que se decia que eran la mejor del mundo (se demostro tanto en el CALDERON como en su campo que no era tan fieros ).a este ANTIATLETICO hay que decirle que GANA el partido quien mete mas balones dentro del arco contrario.
    Con respecto a LODI (criticas el agujero a la espalda) tendriamos que ver la falta de apoyo que tiene con SAUL ,ver partido del ESPAÑOL y ayer que le entraban el lateral y el egipcio siempre contra uno anto en el primer gol como en el segundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *