CRÓNICA. Ter Stegen y Messi condenan al Atleti en los detalles

El fútbol es meter goles y ahí Messi es el mejor. El Atlético fue mejor en todo momento pero apareció Ter Stegen. El meta visitante salvó a los culés y Messi decidió un partido en la recta final. Mateu, como siempre, condicionó el final.


El Atlético recibía al Barcelona en un partido de categoría. Duelo por todo lo alto en donde los de Simeone querían reflejar la mejoría de los últimos encuentros. Así lo mostró en el arranque del duelo en el Metropolitano. Presión alta, trabajo y lucha para entrar con fuerza al verde. Y es que nada más empezar el palo repelió el primer gol rojiblanco. Hermoso recibió en el borde del área pequeña, la puso al corazón del mismo y Junior, tras desviar, encontró el palo de su propia portería. Se salvaba el Barcelona y la grada apretaba más fuerte que nunca. Era superior un Atlético que lo intentaba por medio de Morata y Felipe sin suerte. Y es que la superioridad se demostraba con el correr de los minutos. El Barcelona, incómodo, buscaba realizar posesiones largas pero ahí apareció el trabajo de Herrera. El mexicano fue uno de los mejores del encuentro. Centrado en defensa, creando juego y mostrando que se ha hecho con un hueco en el once. Y en el ecuador del encuentro llegó la más clara hasta el momento. Cambio de orientación de Joao que Hermoso, solo, buscó batir a Ter Stegen. Paradón impresionante del alemán, que sacó con sus pies el disparo del central. Se volvía a salvar el Barcelona.

Herrera minutos después también volvía a probar a Ter Stegen pero el esférico se marchó desviado. El Atleti era mejor pero faltó lo de siempre, el gol. Morata no entraba en juego y Joao no conseguía mostrar un detalle de calidad que decantara la balanza. El Barcelona buscaba reaccionar pero Messi no conseguía aparecer sobre el verde. Y antes del descanso, de nuevo, Ter Stegen se hizo gigante esta vez ante Morata. Balón parado, remate picado del madrileño y el alemán sacó una manopla impresionante. Volvía a salvarse el conjunto culé. Un salvavidas que también apareció en la meta de Oblak cuando el larguero repelió un empate de Pique. Y siendo muy superiores pero sin encontrar el gol el Atleti se marchaba al descanso mostrando una gran superioridad.

El segundo tiempo arrancó con el Barcelona más dominador. Pero a los diez minutos y tras una gran contra, volvió a faltar el gol. Contra vertiginosa que no acabó entrando entre los tres palos. Volvía a faltar el gol. El partido tan vertiginoso visto en el primer tiempo bajó su intensidad, y es que las fuerzas no eran las mismas. Oblak recibía ataques sin claro peligro y las ocasiones disminuían. Por ello el Cholo decidió mover ficha dando paso a Vitolo. Y con poco menos de media hora para el final, llegó el momento de Mateu Lahoz. Pique, con una amarilla, derribó a Morata y el colegiado decidió solo pitar falta. No le mostró la segunda cartulina que le había mandando al túnel de vestuarios antes de tiempo. Tras ello, el encuentro bajó las pulsaciones y todo hacía acabar evocado en un empate sin goles. Pero ahí apareció Messi. En una contra tras un error de Lemar, el mejor del mundo apareció. Realizó una pared perfecta con Luis Suárez en la frontal y batió a Oblak con un zurdazo imparable. El Barcelona sentenciaba en los últimos minutos en un partido que lo decidieron los detalles.

El Atlético de Madrid perdió en un encuentro que se decidió por detalles. Y es que el Atleti no encontró el gol, mientras que el Barcelona se aprovechó del mejor jugador del mundo para sumar los tres puntos. Pero un día más, el Metropolitano demostró que es un estadio diferente. Y es que aquí hablamos de hombres, no de nombres. Hoy y siempre, Atlético de Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *