Contracrónica Valladolid Atleti

Contracrónica: «Incapacidad»

Contracrónica Valladolid Atleti

Malo. Horroroso fue el partido del Atleti en el José Zorrilla. Las buenas sensaciones que dejó el equipo en Moscú jugando con Morata y Costa de referencia arriba con Joao Félix arrancando desde la banda se esfumaron totalmente en el cielo de Valladolid desde que echó a rodar el balón. Mucho dominio, mucha posesión, pero poco más. Ni capacidad de ruptura ni circulación rápida ni siquiera las subidas de los laterales, que tan buen resultado están dando en estos primeros partidos. Nada de nada. A Joao Félix no se le encontró, y mucho menos a Costa o Morata, que parecían chocar una y otra vez contra un muro. Está claro que el equipo no funciona arriba. Especialmente preocupante es el estado de forma de Diego Costa, que inexplicablemente disputó los 90 minutos y en los cuales, como viene siendo habitual las últimas semanas, no fue capaz de llevarse ningún balón dividido. No digamos ya, poner en aprietos a los centrales. Al Valladolid le bastaba y le sobraba con rascar piernas rivales más de la cuenta y con algún que otro piscinazo como el que significó el penalti que Sandro mandó a las nubes y que ese señor árbitro llamado José María Sánchez Martínez, incapaz de borrar ese gesto tan peculiar de su cara, a medias entre Nosferatu y Drac, de Hotel Transilvania. El mismo que se quedó mirando despectivamente la piña originada por el gol que Godín (cojo) le marcó al Athletic para hacer el 3-2 final y que momentos antes uno de sus linieres había querido anular.

Tras ese penalti, los locales descubrieron una bicoca y no pararon de zambullirse en el césped al más mínimo contacto rival, sin dejar de emplearse con excesiva dureza cuando estimaban conveniente.

La segunda parte comenzó con un puñado de buenas internadas de Lodi por su banda que se quedaron en simples centros que nadie fue capaz de rematar. Como viene siendo demasiado habitual últimamente. Por contra, la única internada de Trippier por la derecha originó la mejor ocasión de los rojiblancos a pocos minutos del final. El remate final de Correa terminó estrellándose en el poste izquierdo de la portería de Masip. Ahí nacieron y murieron todas las opciones visitantes de lograr los 3 puntos. El Atleti había sido incapaz de ganar un partido en uno de esos campos en los que hay que hacerlo para poder disputar la Liga. No será porque Simeone no puso todo lo que tenía en el armario: Joao Félix, Morata, Costa, Lemar, Correa… Con todo y eso, el equipo nunca tuvo sensación de peligro y sus ataques fueron muriendo uno tras otros en la frontal de los locales. Toca parón y toca reajustar esa línea de tres cuartos hacia arriba que tantos problemas está encontrando. Lo malo es que viendo el estado de forma de Diego Costa, a lo mejor Simeone no estaba tan desencaminado en su insistencia por traerse a Rodrigo Moreno… Uno mira los recambios y no creo que la solución esté en Saponjic…

Aún así, el Atleti se coloca tercero a tres puntos del Real Madrid y a uno del Barça. El camino a seguir no creo que haya dejado de estar claro. Falta que algunos jugadores recuperen un tono físico que ahora está muy por debajo del mínimo exigible, y que algunos de los nuevos terminen de integrarse en la dinámica. Paciencia. No nos queda otra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *