Contracrónica Eibar Atleti

Contracrónica: «Cerrar filas y oídos»

Contracrónica Eibar Atleti

Definitivamente, durante este mes de abril el Atleti ha vuelto a ser el que era. 12 puntos de 15 posibles, derrotados únicamente en el Camp Nou (de aquella manera, como todos sabemos) y volviendo a la esencia de lo que es este equipo justo en el momento en que más lo necesitaba y cuando peor pintaba todo. Cuando ya muchos anunciaban el fin de los días y del mundo, tal y como lo conocíamos hasta ahora, plantilla y cuerpo técnico se han dedicado a lo que llevan dedicándose los últimos 7 años: cerrar filas, oídos y hacer lo que mejor saben hacer, que es competir. Cualquiera, en la situación en la que se vio este equipo tras la aciaga noche de Turín se habría abandonado a la desgracia o a la autodestrucción. Lo mismo, tras perder la Liga en Barcelona. Lo fácil hubiera sido bajar los brazos y quejarse de la mala suerte, Gil Manzano o el empedrado. A la vista está que no ha sido así. 5 partidos después, 4 victorias, 9 goles a favor y la portería a cero en esas 4 victorias. La prueba evidente que cuando peor está todo, más hay que mirar hacia dentro, olvidarse de experimentos, de fanfarrias.

El Atleti hizo un gran partido en un campo muy complicado, como es Ipurúa, ante un rival muy trabajado que también tiene muy claras las cosas. Koke, Rodri y Thomas se adueñaron del medio campo durante la primera media hora y el Atleti se adueñó del ritmo del partido durante la primera media hora, y los 15 minutos restantes, aunque fue el Eibar el que terminó dominando, parecía que también estaban en el guión establecido por los visitantes. Pudieron irse con 0-1 al descanso, pero Dimitrovic, lo impidió en un mano a mano con Correa, como lo siguió impidiendo después del descanso con dos fantásticas paradas a remates de Koke y Godín. Morata también tuvo otra que se fue rozando el palo. El Atleti seguía achuchando y buscaba seguir agarrándose a la Liga. A 5 minutos del final, Morata y Kalinic, jugando de espaldas, atrajeron a toda la defensa del Eibar y dejaron los espacios suficientes para que Koke y Lemar, se fabricaran el gol que daba 3 puntos de orgullo y personalidad a un grandísimo equipo de fútbol. Los minutos finales sirvieron para que Morata se agarrara un cabreo monumental por tener que aguantar durante un par de fases del partido los sobeteos de un árbitro con más pinta de tronista de Tele 5 que de otra cosa. Al final, tarjeta para Morata, claro. Si pasa al revés, ya saben…

En definitiva, el Atleti afianza la segunda plaza. Una segunda plaza que no ha conseguido tantas veces en su historia. Y también asegura matemáticamente su clasificación para la próxima Champions por séptima temporada consecutiva. Antes de Simeone, la había jugado 8 veces… Esto tampoco conviene olvidarlo.

¡Comparte tu Afición!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies