El Atleti pierde el derbi ante el VAR y el Madrid

Un metropolitano lleno de banderas rojiblancas entonaba a capela y al unísono el himno del club, momento de los que ponen la piel de gallina, y por si fuera poco antes de dar el comienzo al encuentro se guardó un emotivo minuto de silencio, transformado en minuto de aplausos, que dio pasó al comienzo del encuentro. Desde el minuto 1 se entonaron desde el fondo sur apoyados por el resto del estadio pitos a Courtois, que se enfrentaba al equipo que un día le dio a conocer al mundo, le dio una liga y una final de champions. El partido no era uno más, era una de esas tardes que engrandecen la historia de un club, y así se lo tomo Antoine Griezmann, que desde el inicio del encuentro protestó en cada jugada.

No fue hasta el minuto 9 cuando llegó la primera ocasión del partido, cuando Thomas remató arriba tras una pared con el principito, a lo que el Madrid respondió al siguiente minuto con un remate de cabeza de Modric que se marchó desviado. En el minuto 15, como si de niños infantiles se tratara, el colegiado decide repetir un córner mal sacado por Toni Kroos y en esa reedición del mismo, en un rechace donde toda la defensa colchonera se despistó, Casemiro con una chilena ante la salida de Oblak puso el primer tanto. El encuentro lo comenzó a dominar el Madrid por medio de los contragolpes, que montaba una y otra vez Vinicius por banda izquierda, y el atlético no conseguía desperezarse.

Minuto 24 y Correa roba un balón a Vinicius para filtrar un pase en profundidad a Griezmann que se marcha solo contra Courtois, y sin ponerse nervioso, introduce el balón entre las piernas del arquero para poner el empate, no sin tensión, no sin VAR. Tras revisar varias veces la jugada y comprobar que no hubo falta de Correa ni fuera de juego de Grizzi, Estrada Fernández decidió dar por válido el gol. Los del cholo se vinieron arriba más con coraje y corazón que con fútbol, y el Madrid por medio de las constantes faltas de Casemiro, (que no recibió tarjeta a pesar de realizar hasta 5 faltas claras en el primer tiempo) cortaban las acometidas de los atacantes del atlético.

En una de las acciones de desborde por banda izquierda de Vinicius, llegó otra de las jugadas polémicas del partido, el brasileño superó a Giménez que comete falta fuera del área, sin embargo en un error incomprensible, el árbitro indica penalti, y en un error, aún más incomprensible, que roza lo histórico, los colegiados del VAR deciden pitar penalti para que Sergio Ramos pusiera el 2-1 desde los 11 metros antes de llegar al descanso.

En el segundo tiempo el atleti salió a darle la vuelta al marcador y lo intentó con un tiro desde la frontal del área de Griezzman tras pase de Morata pero el disparo se marchó a la derecha de la portería.

Un pase espectacular a Álvaro Morata le llegó y con un control increíble se plantó solo ante Courtois y realizó una vaselina perfecta para hacer el que era su primer gol, pero no fue. Morata lo celebraba con sus compañeros, demostrando que se siente como en casa y agradando a su nueva afición pero el VAR una vez más intervino para anular el gol por un fuera de juego milimétrico.

Aún así no dejó de intentarlo el Atleti una y otra vez, y Giménez tuvo una ocasión para desquitarse del no-penalti cometido con un disparó que despejó a córner Courtois. El encuentro se fue calentando más y más, y llegaron las entradas duras y las tarjetas amarillas para Lucas, Thomas, Reguilón y Modric. El colegiado que no quiso ser menos que los jugadores, fue protagonista del encuentro con una acción de Morata donde el atlético pidió penalti de Casemiro, pero sin embargo este decidió indicar falta del delantero madrileño, por supuesto, por medio del VAR , y solo un minuto más tarde le mostró amarilla por una falta a Sergio Ramos. El cholo dio entrada a Kalinic para quitar del terreno de juego a Morata que salió ovacionado.

Tras la pérdida del balón en el medio campo llegó la contra del Madrid, con un pase de Modric a banda izquierda para que Bale con tiempo para pensar, cruzara el balón al palo contrario de Oblak para poner el tercero del Real Madrid, y celebrar con un corte de mangas a la grada el tanto. La impotencia del resultado se vio plasmada en una fea entrada de Thomas Partey al tobillo de Toni Kros, que supuso la segunda amarilla y expulsión del jugador Ghanés.

A partir de entonces el partido se acabó, el Madrid se dedicó a hacer un rondo con el balón y el atleti con 10 no pudo siquiera cruzar el centro del campo, solo se puede remarcar una nueva entrada de Casemiro al tobillo de Kalinic que no fue sancionada, como de costumbre, y así murió el derbi. El Atlético pierde la segunda posición en favor de los de Chanmartín, y agota practicamente todas las opciones de disputar la liga al Barcelona, solo queda la Champions, solo queda una bala.

 

 

 

 

¡Comparte tu Afición!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies