De un atlético a vosotros, Atleti

Queridos atléticos, este artículo no va a ser como todos, no va a ser una noticia normal. Esto que hoy escribo para despedir el año es una carta escrita desde un corazón que palpita en rojo y blanco. El motivo por el cual me dirijo a vosotros de esta manera es por algo acontecido este ya extinto 2018. No ha sido un año cualquiera. Sin irse, nos han dejado dos leyendas de nuestro club, el Atlético de Madrid. Dos leyendas como Fernando Torres y Gabriel Fernández “Gabi”. Cuando me propusieron escribir esto acepté encantado, y es que escribir sin pensar, con lo que te salga del corazón, hace todo más fácil.

El Niño, nuestro niño

Foto: Pablo Barrilado

Fernando ha significado mucho para todos. Fernando ha sabido, en todo momento, aquí o en otro club, enseñar lo que es ser del Atlético de Madrid. Unos valores que se te graban a fuego en el corazón, y lo que se graba ahí, nunca se desvanece, permanece contigo para siempre. El cuatro de enero de 2015 puse rumbo al Vicente Calderón junto a mi familia para verle de vuelta, tenía la misma ilusión que un niño al abrir los regalos el día de Reyes. Ese año Melcho, Gaspar y Baltasar trajeron a Fernando de vuelta. Un estadio repleto para recibir a un jugador que siempre ha demostrado que lo único que siente es amor por estos colores. Y sinceramente, dio igual pasar calor, tener el sol de cara o tener que subirme a la zona más alta del estadio para verle, aunque sea dar unos toques, yo solo quería ver a Fernando. Muchos son los que se han reído del Niño llamándole “paquete”, pero sabía que él respondería por todos los atlético. Y así fue. Fernando silenciando al Bernabéu con dos goles en Copa del Rey. ¿Hay algo mejor? A partir de ahí, yo no le pedía nada, solo que luchara, solo verle defender esta camiseta me llenaba de orgullo. Pasaban los partidos, los años, y por desgracia, se veía como El Niño cada vez estaba más fuera del equipo, como no podía seguir el ritmo. Y llegó el homenaje, porque nosotros, sí sabemos despedir a nuestras leyendas.

Último partido de Liga. Contra el Eibar. En casa o en el estadio. Cuando metió Torres un nudo en la garganta estremeció, iba a ser sus últimos goles con esa camiseta, y lo peor, su último partido. Pero él estaba feliz, por fin había ganado un título con su equipo, el que lleva a todas partes. Pitido final, todos se abrazan, las luces se apagan y señalan al protagonista, a Fernando. A raíz de aquí ya sabéis lo que viene, lagrimas de aficionados, de jugadores, de cuerpo técnico y de Fernando. Por supuesto, las mías desde casa estuvieron presentes. Creo que ha sido el homenaje más bonito que he visto nunca, esa última vuelta con su afición, ese nudo en la garganta que no le dejaba hablar, ese chico que empezó en la cantera con un sueño y terminó siendo leyenda de este club. Desde aquí te digo, gracias Fernando por todo.

Oh capitán, mi capitán

Foto: Atlético de Madrid

Y ahora, Gabi. Ha sido el homenaje más reciente, otra leyenda que se nos va y que hizo que se me saltara la lágrima, porque tú eres el Atleti Gabi, tú lo eres. También empezaste en la cantera con un sueño que has repetido miles de veces: “Yo no quiero ser futbolista profesional, yo quiero ser futbolista el Atlético de Madrid”. Esas palabras que a cada uno de nosotros nos pone la piel de gallina, tú las hiciste realidad con tesón, ganas de luchar y, por supuesto, sin nunca dejar de creer. Has sido un capitán que ha sabido liderar a este grupo, los mantuviste unidos, y todos tenemos esa esperanza de que el próximo entrenador del Atleti seas tú. Entendiste a la perfección la filosofía y juego de Diego Pablo Simeone, la llevaste al campo y supiste transmitírsela a tus compañeros y afición. Has levantado muchos títulos en tu segunda etapa, el último junto a Fernando, porque sabías que él también se lo merecía. Te fuiste metiendo el último gol en la final de Lyon y sabiendo que nos dejabas en buenas manos. Al igual que Fernando, eres puro Atlético de Madrid, representáis a cada uno de los aficionados. De tu homenaje qué decirte Gabriel, tus palabras sinceras y directas, una plantilla que quiso quedarse a despedirte porque lo eres todo para ellos, y una afición entregada a las lágrimas que provocaste, porque sabemos que no habrá nadie como tú en el equipo, porque se nos va un estandarte.

Para finalizar, Fernando y Gabi, solo podemos daros las gracias. Solo existen palabras de agradecimiento para vosotros y es que, como he dicho antes, sois el Atleti, sois leyendas y le podré decir a mis hijos y nietos la frase que me decía mi abuelo con Luis Aragonés. “Yo vi jugar a Fernando Torres y a Gabi”. Gracias y Aúpa Atleti.

¡Comparte tu Afición!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies