Vicente Calderón: “El día que el señor Gil nos bajó a segunda división, eso sí me dolió mucho”

Vicente Calderón Jr, hijo del ex presidente del Atlético de Madrid también llamado Vicente Calderón, cuenta de primera mano su opinión acerca del club y como ha sido su vida al lado de su padre, dedicándose a lo que le gustaba. El hijo del ya fallecido Vicente Calderón habla en un año donde el adiós del Estadio Vicente Calderón ha marcado a todos los atléticos.

Pregunta. ¿Qué es para usted el Atlético de Madrid?

Respuesta. “Para mí es todo, en el sentido deportivo y afectivo. Yo empecé a ir al antiguo estadio, el Metropolitano, con mi padre a los 8 años. Ha sido toda una vida puesta ahí. Cunado yo tenía 23 años mi padre asumió la presidencia del club hasta que falleció. Yo no he vivido más que con el club, para el club y por el club. Me he olvidado mucho de mis actividades personales pero no me arrepiento de eso”.

P. ¿Recuerda cuál fue el primer partido que se jugó en el Vicente Calderón?

R.  “Eso lo tengo como una película en la cabeza. Jugamos con el  Valencia, por la mañana, porque no había posibilidad de jugar a otra hora. Hubo una gran despreocupación la semana anterior por parte de mí padre ya que no sabíamos si íbamos a poder jugar allí”.

P. ¿Y el primer gol?

R. “El primer gol lo marcó un señor llamado Don Luis Aragonés Suárez. Lo metió de cabeza por la parte derecha de la portería. Y nos empató un chico con el cual yo tuve una buena relación. Se llamaba Paquito, jugaba en el Valencia y luego vino a jugar aquí”.

P. ¿Cuál es el mejor recuerdo que tiene del Estadio Vicente Calderón?

R. “Tengo muchos pero uno en especial. No fue le día que se ganó la Copa Intercontinental. Yo creo que fue más importante para mí, emocionalmente hablando, el día que ganamos al Celtic de Glasgow, 2-0, y que fuimos a la final de la Copa de Europa. Fue un día emocionante porque el campo se llenó con miles de banderas y aquello fue realmente un espectáculo. Los goles los metieron Gárate y Adelardo”.

P. ¿Y el peor?

R. “Los malos momentos hay que olvidarlos y hay que vivir de los buenos. Por lo tanto no te podría decir el peor momento. A lo mejor el día que el señor Gil nos bajó a Segunda división, eso sí me dolió mucho”.

P. Para usted, ¿quién ha sido el mejor jugador en toda la historia del club?

WhatsApp Image 2017-12-28 at 18.12.18R. “Yo te diría que poner a uno por encima de todos es difícil porque cada uno ha tenido su época y su momento. Yo creo que cuando era muy pequeño, un marroquí llamado Larby Ben Barek, me producía mucha admiración. Pero ya más mayor te diría que a mí me gustó mucho Jorge Mendoza, que hubo que traspasarle para terminar el campo, era un jugador extraordinario.

Pero también hemos tenido grandísimos jugadores que están ahí y que hay que rendirles el mismo cariño que a todos, incluido a algunos que se han ido, excepto a los peseteros (risas)”.

P. ¿Siente que su padre ha sido el presidente más querido?

R. “Para un hijo es difícil enjuiciar lo que los demás piensan de su padre, pero yo de todas formas te digo que él fue un hombre absolutamente feliz en el fútbol. Es más, él se dejó la vida allí porque es lo único que quería. Yo creo que sí, que la gente le quería, y mucho”.

P. ¿Cómo ha influido en su vida el ser hijo de Vicente Calderón?

R. “En mi vida ha influido en muchos aspectos. En el aspecto del deporte mucho porque yo fui presidente de la Federación de Tenis de Madrid y estaba también en la Federación Española de Fútbol, pero yo soy consciente de que eso no era porque yo fuera un cerebro privilegiado, sino porque era hijo de mi padre y me llamaba como me llamaba. En el aspecto de los negocios me ha influido un 100% porque yo lo poco o mucho que hice cuando llegué a la vicepresidencia del banco y a todo esto era por ser hijo de mí padre”.

P. ¿Puede contar alguna anécdota de su padre?

R. “Te podría contar unas cuantas pero mira, mi padre tenía una manía y es que cuando jugábamos en casa se ponía todos los días el mismo traje, bajaba a misa a la misma hora. Como le gustaba mucho comer, fue engordando, lógicamente, y el traje se fue estrechando. Yo le decía que se quitase la chaqueta porque además de que no se la podía abrochar, no te imaginas como estaba que solo se la ponía para ir al fútbol y me decía que no, que había mucho gafe y que si por quitársela iba a pasar algo”.

P. ¿Qué final de Copa de Europa o Champions le dolió más que perdiera el  Atleti?

R. “La primera, la del año 1974. Cometimos un grave error desde el punto de vista táctico, que fue que metimos el gol y se fueron todos para delante, cuando ya tenían que estar esperando y dando toques. Respecto a las dos últimas con el Real Madrid. La de Lisboa me dolió menos porque cometimos muchos errores, aunque siempre vamos a lo mismo. Pero esto no un fútbol de niños, es profesional, yo he jugado a esto. Entonces cuando el partido está acabando hay que evitar que pasen de cualquier manera, aunque se jueguen la tarjeta”.

P. ¿Qué se siente al saber que el estadio de su padre va a ser demolido?

R. “Siento una grandísima tristeza porque vi el esfuerzo que hizo mi padre, junto a otras personas que pusieron su patrimonio y su fortuna para levantar esto. Ahora no voy a decir que no esté bien, porque yo fui a la inauguración del nuevo estadio pero el Club va a sufrir eso porque económicamente no va a poder hacer lo que se tiene que hacer. En el campo antiguo se hubieran gastado mucho menos por remodelarlo y seguirían teniendo dinero para fichar jugadores porque ahora uno bueno te cuesta, por lo menos, 40 millones de euros”.

P. ¿Cree que es adecuado el nombre del nuevo estadio?

R. “No, porque las instituciones importantes hay que mantener el respeto de los que nos han precedido en el tiempo y si no lo mantenemos mal vamos. El señor Wanda no puede dar nombre a un campo de fútbol porque la mitad de los españoles no saben ni lo que es. En una institución como esta, que tiene tanta historia, hay que respetarla”.

P. ¿Le habría gustado algún nombre en especial?

R. “Yo creo que se tendría que haber hecho un referéndum entre todos los socios a que nombre querían, y lo que la sociedad decida es lo que se hace. Mi padre dio nombre al campo porque la sociedad lo pidió así en aquel momento. Pero solamente por motivos económicos y financieros poner el nombre de Wanda…”.

P. Muchos aficionados piensan que al Wanda Metropolitano le falta espíritu del Calderón. ¿Qué opina?

R. “Es lógico. Cada vez que se produce un traslado el espíritu se pierde y tarda en recuperarse bastante tiempo. Si se tiene un buen equipo lo recuperas antes, pero si el equipo deportivamente hablando pierde espectáculo, va a perder mucho. Además, no se porqué, resuena menos la hinchada en el Metropolitano que en el Calderón, mientras que este estaba abierto y parecía que los gritos se iban pero no. También influye que la gente todavía no se ha adecuado a los sitios, a estar donde está. Tardaremos más o menos pero eso llegará”.

¡Comparte tu Afición!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *